FANDOM



SPQR ....SENADO Y PUEBLO DE ROMA....EN EL BLOG IMPERIO ROMANO DE XAVIER VALDERAS, MINUSVÁLIDOS EN LIBERTAD

Tus visitas agradan al Senado de Illyricum, sigue leyendo o sus legi te eliminarán


.

Los Quodecaib son una raza no humana habitante de Illyricum. Aberrantes es el nombre que se ganan, esclavizados y perseguidos por su ajenidad a los seres humanos. Pueden resultar amenazante a la vista, pero son mansos de actitud, y su tamaño poco tiene que ver con su fuerza y valentía.

Quodecaib macho

Vestimenta que imitaron de los humanos.

Agricultores y Traductores

Al principio se pensó que por su tamaño serían trabajadores de mano de obra pe-sada; Cargadores y mineros. Pero, al ser su especie originaria de un planeta muy inofensivo, muy pocas fuerzas musculares evolucionaron de ellos. Sus actividades se reducían a la agricultura y la ganadería. Muy poco interés tenían en los metales y minerales que llenaban los suelos y cavernas del planetoide.

Una vez que su hogar fue reemplazado por el gobierno illyrico, el estilo de vida de estos seres tomó un giro muy diferente; tomadas muchas tierras agrícolas para formar minas o bases militares, muchos Quodecaibs volaron a buscar diferentes trabajos o en otros casos, fueron llevados a la fuerza por amos que los contrataron.

Sabiendo los illyricos de la avanzada inteligencia que poseía esta raza, optaron por usarlos como traductores personales, es decir, como pura asistencia. En ocasiones, en el caso de la esclavitud de otros aberrantes, o con el comercio con extranjeros, la diferencia de lenguajes hacía muy difícil la comunicación y entendimiento mutuo. Los Quodecaibs aprenden con facilidad lenguajes extranjeros, y siendo sus cuerdas vocales muy desarrolladas, tienden a imitar sonidos con extrema facilidad; esto se debía a que los sonidos eran de muy buena utilidad para comunicarse con el ganado o a las bestias que domesticaban.

Por esta razón, es que los comerciantes, por sobre la mayoría, contratan a estos seres para serles de asistencia en el caso de ser traductores e intérpretes. De he-cho, llegando su popularidad en los altos rangos, se empezaron a contratar dentro del gobierno de la república, tanto por sus habilidades de habla, como por su inteligencia.

Expertos Logísticos

“Quién lo diría, esos cabezas pálidas son mejores en la armada”. Decían los milita-res una vez que los Quodecaibs fueron integrados en las operaciones militares.

Como ya es dicho antes, la inteligencia era en verdad el mayor punto fuerte de esta raza aberrante. Mandarlos a la infantería era un perdida innecesaria que la armada no podía tomarse el lujo de hacer. Pero se descubrió por casualidad que, detrás de escenas; en la creación de estrategias y movimientos, estos eran unos verdaderos expertos. Debido a sus pocas fuerzas, para que los Quodecaibs capturaran o mataran a una bestia debían primero organizar grupos para formar trampas o estrategias, tomando como principal opción, el ataque sorpresa, además de la emboscada.

Para esta raza, el racionamiento era algo natural, y su inteligencia la adquirían como caía un rayo; pero pocos eran buenos estrategas (teniendo en cuenta que la mayoría eran granjeros), más los experimentados líderes de grupos cazadores eran natos en esos asuntos, y fueron contratados por generales para aconsejarles en el momento de una batalla.

Si bien se menospreciaba a esta raza por débil, los illyricos veían conveniente la presencia de uno de ellos en la creación de una estrategia militar. Su popularidad se esparció por otros planetas y se decía que cada base militar al menos ocupaba a un par de Quodecaibs para hacerles consejo y ayuda.

Adopción del Comportamiento Humano

Los Quodecaibs como antes fue mencionado, son inteligentes y de rápido aprendizaje. Ante la propagación de su raza por los planetas y sistemas circundantes, se vieron forzados a adaptarse a sus nuevos entornos. Como ellos creen importante saber relacionarse con las demás razas que les rodean, optan la mayoría por imitar con quienes más tienen constante interacción.

Debido a que con los illyricos tienen mayor comunicación, han adoptado ciertas costumbres humanas; como el vestir y el hablar. Y el denominarse con nombres. Además de las tradiciones, fiestas, y creencias religiosas; dependiendo del respec-tivo hogar.

Algunos Quodecaibs mantuvieron las creencias religiosas que tenían en sus tiem-pos más antiguos. Cuando vivieron por si solos en su planetoide, allí adoraron al Sol más cercano, y esa era su única deidad. A su planetoide lo nombraron Quocaimán. A su deidad la llamaron Vi.

Relación con los Kurgyos

Una ventaja de contratar a un Quodecaib, es las estrechas conexiones que pueden formar con otras especies. Los Kurgyos son una especie muy violenta y escapan con regularidad de sus dueños, por esto son de gran demanda pues es más común verles en lo salvaje. La relación que pueden formar con un Kurgyo se puede ase-mejar a la de un humano y un caballo.

Esto mismo los illyricos aprovecharon para mantener a los Kurgyos bajo control. Dueños de ganado tendrían entre sus empleados a un Quodecaib; para encargarse del cuidado de aquellas bestias. Si se compra un Kurgyo es preferible contratar al

mismo tiempo a un Quodecaib. Quienes guardan a estas bestias tienen por cuida-dores a esta raza, y esto es lo mismo para otras bestias o criaturas de ganado.

Apariencia

Miden aproximadamente 2.3 metros de altura, en el caso de los machos. Las hembras suelen estar entre los 1.90 metros. No existe entre ellos la condición del enanismo, pero los tamaños pueden variar debido a genes. El tamaño más corto de uno de estos es de 1.67 m.

Sus piernas toman la mayor parte de la estatura. Sus brazos son largos y delgados, Sus manos poseen tres estirados dedos. Sus pies, tres dedos, Dos que miran al frente, uno que mira para atrás, y que funciona como tacón. Camina erguido como un humano, pero sus piernas se doblan ligeramente para atrás. De modo que sus piernas no fueron hechas para caminar mucho, ni muy rápido. Por esto su especie optaba por domar otras especies para el transporte.

Sus cabezas son ovaladas de forma horizontal, y son pequeñas comparadas con su cuerpo alargado. Sus ojos se posicionan a los dos extremos del rostro. Son grandes y negros, pero reflejan la luz. No poseen parpados, por lo que tienen membranas que les protegen del polvo y la luz.

Detrás de su cabeza, en la parte inferior tienen una membrana, que se asemejaría con el cabello humano. Tiene la función de hacer sentir al cuerpo la temperatura, además de sentir vibraciones en caso de que se les imposibilite ver. Algunos tienen las vibraciones como segundo idioma que solo entre la raza puede hablarse. A través de movimientos en la membrana es que hablan entre sí.

Sus bocas son pequeñas y se posicionan entre los ojos, encima de una pequeña mandíbula. Sin embargo tienen voces imponentes, y sus labios y cuerdas vocales les dan la habilidad de crear todo tipo de sonidos.

Relaciones y Reproducción

Como antes dicho, los Quodecaibs adoptan la clase de cultura y tradiciones que los humanos tienen, y esto incluye a la reproducción y la jerarquización familiar. Forman familias donde el padre es el recolector, y la madre cuidadora. Los Quodecaibs son seres muy emocionales. De poco sirve un Quodecaib en un trabajo, el cual no fue criado por sus progenitores. Si de pequeños no son cuidados correctamente pueden desarrollar una depresión perezosa. Quienes la padecen mueren de desnutrición y de tristeza. Esta misma depresión puede desarrollarse en prolongada soledad, es decir, cuando no reciben apoyo emocional, o interacción con alguna otra criatura.

Por esto se recomienda mantener a los Quodecaibs juntos. Otra razón por la que se les conoce como buenos agricultores, es por esta misma razón de ser criaturas sociales. Se puede evitar su depresión teniendo relaciones de compañerismo con ellos; lo cual forman con facilidad. Pero entre los illyricos y los Quodecaibs estas relaciones son raras de ver.

Forman vínculos familiares muy estrechos. Se reproducen con los ambos órganos sexuales correspondientes a sus sexos. Y las crías nacen de uno o dos. Tienen una manera de reproducción muy similar al de mamíferos, donde la hembra se emba-raza de las crías y las carga determinado tiempo, hasta que las crías ya se han desarrollado por completo. El rango de tiempo de embarazo es de 5 a 7 meses. Es común que se den los gemelos en su especie. Es por esto que muchos de los Quo-decaibs pueden resultar similares en rasgos, de hecho, los gemelos toman el 60% de la población. En raras ocasiones se da el caso de un trillizo, pero jamás ha ocu-rrido el nacimiento de cuatrillizos.

Debido a la recolección de tradiciones tomadas de los humanos, ellos comenzaron a considerar una inmoralidad la infidelidad, el que una hembra se reproduzca con otro macho mientras el primero esté vivo. Pero no consideran deshonor cuidar a las crías de otros.