FANDOM



Redirigir Hansa

Bienvenidos a este puesto mercante de La Hansa, deleite su vista con nuestras muchas mercancías y recuerde: No sucumban al pánico y dejense atracar por nuestros artículos.



Prefacio

La Guerra del Sund, también conocida como "La Guerra Escanesa" o "La Guerra de los Aranceles", fue un encarnizada guerra civil entre el, en ese momento poderoso Konungen a Danmark y la emergente Hansa; los cuales se enfrentaron dada la negativa del Konungen a aceptar la primacía de mercaderes provenientes de Visby, Lübeck y Rostock y por consiguiente atacar la ciudad de Visby, arrasándola en el proceso y siendo el detonante de la guerra. También representó una guerra civil velada que ya se venía dirimiendo entre los Klumpen y los Bittsteller, degenerando en la derrota de los primeros.

El Inicio de las Hostilidades

En las décadas previas el Konungr Waldemar IV "Attertag" había empezado a centralizar sus dominios, ya fuese comprando, revocando o usurpando los títulos de los señores que le rendían vasallaje llegando al punto que solo quedaban nobles leales a su persona, haciendo que que muchos de sus detractores y enemigos huyeran a las Ciudades Libres.

También el Konungr había puesto su vista en el Ducado de Skane; propiedad de su pariente el Konungr af Sverige la cual este y sus antecesores reclamaban como suyas.

Para Waldemar el último obstáculo para conseguir el poder total dentro de su Konungen, era la presencia de los mercaderes hanseáticos en sus dominios creando un clima político contraproducente para el establecimiento de su poder real; por lo cual intentó convencer a varios comerciantes importantes de que se pasaran a su bando aprovechando el litigio existente en el seno de la liga (la mayoría de los mercaderes que habitaban sus dominios pertenecían al bando de los Bittsteller).

Más la mayor parte de ellos rechazaron sus propuestas clasificándolas como "absurdas" y "cortas de alcance" aparte que a muchos de ellos les debía grandes sumas de dinero producto de su política centralizadora; viéndose arrinconado Waldemar tramó una hábil treta la cual estaba destinada a evitar un levantamiento burgués.

Los retuvo durante tres días en suntuosas fiestas, cacerías y veladas con el objetivo de distraerles mientras intentaba ganar tiempo negociando con los Klumpen de Malmö, finalmente su plan falló debido al ultimátum proveniente de Lübeck, pero para los mercaderes a los cuales había embaucado era muy tarde, aprisionandoles en Fiona.

Este fue finalmente el Casus Belli que desataría la carnicería de la Guerra del Sund...

Primeras Maniobras

Tras el inicio de la revuelta, el Konungr mandó a su armada a poner bajo sitio Visby la cual representaba una amenaza latente a su poderío, el sitio no duró más de tres semanas y culminó con la toma y quema de la ciudad, tras eso la armada se dividió en varias flotas destinadas a estrangular el comercio hanseático y poner bajo sitio Malmö, Wismar, Stettin y Kristienstad a modo de diversión.

Tras esas distracciones el Konungr ordenó a una fuerza considerable hostigar cualquier apoyo que pudiera venir del exterior bajo el mando de Sten af Stenmark con la esperanza de estrangular las líneas de suministro.

El Kaiser por su parte había ordenado el asedio el la Fortaleza Sønderborg, él mismo a la cabeza, ya era clave para vulnerar las dársenas enemigas; de la misma forma una poderosa flota comandada por Alfred Iztenhoe la cual estaba destinado a hostigar a las fuerzas danesas que asediaban las distintas estaciones. Finalmente la flota de Iztenhoe trabó batalla en el Islote de Poel contra una escuadra que transportaba suministros al frente de Wismar, obteniendo una victoria completa sobre la misma en un lapso de tiempo bastante reducido; a modo de venganza la flota que sitiaba Stettin asaltó la Estación de Kiel devastando la dársena por completo en el proceso y vulnerando a Lübeck misma, este suceso alarmó a los altos mandos de la armada los cuales ordenaron el cese de operaciones foráneas (es decir; más allá de Stettin) dejando a su suerte Kristienstad y Malmö.

El Konungr de Sverige vió su oportunidad de vengar el sitio de Malmö enviando una poderosa fuerza combativa a Helsingborg para sitiarla, del mismo modo varias decenas de miles de voluntarios formaron fuerzas irregulares para levantar el sitio de Malmö.

El resto de ciudades de la Liga debido al reciente fin de la guerra contra los Filim no estaban en condiciones para luchar o contribuir económicamente a un bando u otro, por lo cual durante esta fase tan solo Lübeck, Rostock, Stettin, el Konungdom af Noregr y el Konungdom af Sverige participaron en la refriega del bando de los Bitstteller.

Del bando de los Klumpen tan solo lucharon el Konungr Waldemar IV y sus comandantes, recibiendo estos subsidios de los simpatizantes de su bando, algunas bandas mercenarias y varios regimientos de voluntarios.

Esta fase del conflicto duraría 3 años.

Una Tregua No Declarada

Tras los primeros compases de la guerra ocurrieron una serie de eventos militares, desconocidos en la actualidad, empezó una suerte de guerra denominada "boba", sin que hubiera operaciones a gran escala fuera de los mundos ya asediados, por lo cual en los registros solo narran algunas discusiones en el Hansetag y el Consejo Real de Danmark.

Dejando esas discusiones de lado, los discursos de ambos líderes militares de la contienda, la Imperial Dictadura impuesta por el Kaiser y el "Incidente de Asaa" casi no hay datos de importancia; esta fase del conflicto duraría unos 24 largos años.

Durante este período Köln, Bremen, Groningen y Bruje apoyaron económicamente a los Bittsteller, Hamburg se unió militarmente al conflicto de parte del Kaiser.

Por su parte London, Scarborough, Edimburg y Ladoga apoyaron económicamente a los Klumpen.

Juicio de Valor

Mejor conocido como "Das Wertschätzung" fue una directriz táctica impartida por el Kaiser debido a su negativa de usar el Eisenkorp en el conflicto en curso; la cual consistía en realizar un asalto en masa sobre Sjaelland, pero durante la planeación, la flota de Otto von Kiel fue duramente derrotada en la Batalla de Ystad retrasando considerablemente el golpe, debido a esto, el exterior de la ciudad de Stettin fue arrasado, de la misma forma Malmö finalmente cayó y condujo a su subsecuente saqueo por parte de los mercenarios valones y flamencos.

Debido a esos eventos las operaciones bélicas en la fase inicial fueron más bien de carácter defensivo antes que ofensivo habiendo famosas defensas como las de la Isla de Fehmarn, Bahía de Gelting o el Asalto del Puerto de Plön; y pese a la dureza de los ataques estos demostraban una dura realidad: Waldemar no podía mantener más la guerra.

Aún así las fuerzas del Konungr seguían presionando las cada vez más finas líneas defensivas las cuales habían sido mermadas en pos del Wertschätzung.

La Marea se Desata

Debido a la "debilidad" mostrada por las huestes imperiales, el comandante Knut Tostigsson creyó conveniente lanzar un asalto a gran escala sobre Rostock, desatando el Zorn von Tiwaz; una batalla de cinco meses de duración y que condujo a una derrota humillante a las huestes comandadas por Knut Tostigsson y la posterior cascada de deserciones de mercenarios los cuales deseaban pasarse al bando que tenía todas las de ganar; más las atrocidades cometidas por ellos eran difíciles de olvidar, por lo que muchos de estos fueron víctimas de turbamultas furibundas o de soldados resentidos. Con el final de la guerra en la mano el Kaiser no se quiso arriesgar y pactó un asalto conjunto con el Konungr de Sverige:

El Kaiser, Otto von Kiel y Alfred Itzenhoe asaltarían por Flensburg y Stralsund mientras que el Konungr asaltaría por Lund y Helsingborg; resultando en una pinza imposible de batir para el agotado ejército de Danmark.

Pronto Waldemar se halló en una nefasta encrucijada, sus súbditos y vasallos se habían rebelado en Jylland cuestionando abiertamente el poder real y para colmo de sus males con las operaciones conjuntas avanzando en su territorio inexorablemente debió tomar una difícil decisión esperando clemencia por parte de los vencedores...

El Fin de la Guerra

Como último recurso finalmente el Konungr Waldemar IV "Attertag" de Danmark entregó sus armas simbólicamente al Kaiser en la Estación de Burop con lo cual por fin terminaba la Guerra del Sund cerrando así el capítulo más turbio en la historia de la Hansa.

La Discordia de Nehalennia

Entre los vencedores se sentía un ambiente pesado e incómodo, por primer vez en la historia de la Liga fuera de Kügel se había derramado sangre de pares, y este sentimiento haría impracticable los borradores del tratado de paz, ya que no sabían (el Kaiser incluido) como tratar a los vencidos debido que no eran considerados extranjeros o infieles, estos eventos crearían una cisma temporal conocida como la Discordia de Nehalennia, amenazando con una nueva guerra civil pero finalmente la Señora de los Vientos intervino: a los vencidos se les obligaría a pagar reparaciones de guerra y a renunciar a sus derechos sucesorios en Noregr, sin embargo no se les privaría de sus vida ni de su trono y como compensación obtendría el homenaje de Visby.

Estas directrices causarían un gran revuelo al inicio, pero tras recordar las guerras contra los Filim y los Vergessen se decidió que sería el mejor curso de acciones; más el Herrzog de Stettin hizo una petición bastante seria y grave: que al Konungr se le revocara el título de Fylkir, esto degeneró en serios debates los cuales amenazaron con desestabilizar a los vencedores; finalmente el Kaiser decidió hacer caso de la propuesta y añadirla al tratado de paz.

Las Conversaciones de Paz: Los Tratados de Roskilde

Tras algunos días de intensas deliberaciones finalmente se tuvo listo el tratado de paz:

  • Danmark pagaba la astronómica cifra de 2.000.000.000 de Talentos en un plazo de 100 años.
  • Se le derogaban sus derechos sucesorios sobre Noregr, a él y a sus descendientes.
  • Perdía el título de Fylkir en favor del Konungr de Noregr.
  • Disolvía su ejército solo permitiéndose milicias durante 100 años.
  • Se le derogaban sus derechos arancelarios sobre el Estrecho de Kattegat.
  • Se le denegaba la formación de Hermandades del Eisenkorp en su territorio.

A modo de compensación al Konungr Waldemar se le otorgó:

  • El Homenaje de Visby.
  • Por un período de 25 años de Noregr pagaría tributo a Danmark para legalizar su nuevo Fylkirato.
  • Por un período de 10 años los mercaderes de Danmark obtenían el monopolio de mercados en Izberbazh, Aktau y Salí.

La Paz

Con el tratado de paz en la mesa, el Kaiser y el Konungr finalmente firmarían la paz el 78 del Lebenfreie de 1463 a las 4:42 pm, hora de Roskilde poniendo fin a la guerra civil que había asolado la Hansa por 29 años.

Consecuencias del Conflicto

La Guerra marcó un antes y un después dentro de la Liga, ya que puso en evidencia lo frágil y volátil que era su existencia creando un clima de temor, socialmente culminó con la expulsión de la gran mayoría de inmigrantes y económicamente creo recesión. Debido a los anteriores factores la Liga mantendría una serie de políticas cautelosas casi tirando al aislacionismo político que durante 183 años marcaría a la Hansa.

De la misma forma la Hansa perdió gran parte de su poderío comercial al ser desplazado por sus antiguos competidores en gran parte de la galaxia.

En definitiva la Guerra fue un desastre ya que crearía tensiones en puntos tan lejanos como la Gran Guerra y recelos constantes, en palabras de Blaz Sotenheim esta guerra se resume así:

La Guerra Escanesa representó el gran fracaso de la Hansa como estado, y es algo que jamás debe repetirse; a cualquier precio debe ser evitado un conflicto de este tipo de nuevo...
Blaz Sotenheim, 1464.