FANDOM



Águila bicéfala

Ahí no hay Verdad, ahí no hay Mentira: sólo Tinieblas. No hay ni Dioses ni Héroes: sólo Hombres. Esto es Walhalla Krieg.


.
"Todo fue tan rápido y tan precipitado, nos arrojamos ciegamente a matarnos como animales. Nuestra ambición nos cegó ante el fin inevitable que acarreó"
Apolo Lucifer, Capitán de la III hermandad de la Orden de Avis.

"Ahí no hubo Bien o Mal, Héroes o Villanos, sólo hubo ambición, dolor y pérdida para todos; una orgía de sangre que nadie vio venir..."
Fernando de Alvéz, Alférez de la Corona de Cantabria.
"Como una lluvia ligera inició, como una tormenta desatada continuó y como el ojo de un huracán concluyó. El fin acaeció pero la matanza nunca terminó."
Vladimir Ustínov, Mariscal del Tzar de Moskva.
"Ahí no hubo ni Dioses ni Héroes; Solo Hombres."
Heino Holmberg, Gobernador de los Mares de la Hansa.

La Gran Danza

La Gran Guerra es de lejos el conflicto más sangriento y destructivo que asoló la galaxia: afectó al antiguo "Status Quo" para siempre, trajo una era de cambios y marcó el inicio del fin de muchas hegemonías.

Para comprender el inicio de la guerra nos debemos remontar a 1400 años antes; durante la Crisis de las Especias en la cual la Confederación Baharata, el Imperio Cántabro y la Hansa se disputaron el protectorado sobre el Emirato de Makassar. El conflicto fue brutal y decisivo, ya que reorganizaba los esquemas de poder, iniciando una nueva era, durante el conflicto el flujo de especias dejó de correr iniciando así una serie de eventos catastróficos a escala galáctica; pronto estas crisis subieron de intensidad e insistencia hasta alcanzar cotas de auténtico terror y degeneraron en El Extermino.

Un Vals muy Convulso

El Exterminio marcó un punto de quiebre ya que desencadenó sucesos que acabarían con una serie de grupos poblacionales menores y una ola de odio contra estos, pero retrasando un conflicto total que se preveía en ciernes. Pese a este "éxito" la situación cada vez era más y más insostenible con constantes reyertas diplomáticas y choques militares.

Con una galaxia convulsa fruto de los anteriores eventos y hechos era un caos diplomático en el cual era muy peligroso maniobrar. Una ola de conflictos internos y externos habían descolocado la balanza definitivamente, imposibilitando cualquier intento por frenar estos sucesos.

Un Acorde Desentonado

El momento en el cual todo empezó a volverse frenético fue cuando el Imperio Cántabro exigió a la Orden de Bilbao el rendir vasallaje formal y desligarse de sus protectores; pronto la Hansa y Leiger exigieron la retirada de la petición y de las fuerzas que cercaban a la Orden.

En el otro extremo de la galaxia el Mikado Nihhon exigía a Zhonghoo la cesión de Pyonygang, Tianjin y la Prefectura de Shandong, algo a lo que el Hijo del Cielo naturalmente se negaba, y ante el inminente conflicto la antigua provincia de Dai Vet esperaba poder librarse del Dragón de Jade.

Y como estas habían muchas más crisis haciendo que cada vez más reinará la incertidumbre y se diera paso a una situación más tensa, la difícil desde El Exterminio.

El Inicio de un Baile Descompasado

Finalmente las tensiones estallaron en la Reyerta de los Pinchos, en los territorios de Bilbao debido a una pelea de bar en la localidad del mundo de Donosti entre unos Caballeros de Bilbao y Tercios por unos pinchos, pronto el problema dejó de ser una mera reyerta a un ataque a escala total contra Bilbao.

Ese fue el pistoletazo de salida, pronto en toda la galaxia viejos rencores y nuevas ambiciones afloraron en forma de guerras, sabotajes, cambios de bando y traiciones, la ya de por si inestable galaxia finalmente se rompía, dejando paso a una anarquía total. Pronto las facciones desaparecieron para dar paso a bloques, alianzas y coaliciones que cambiaban constantemente, sólo se mantuvo la unidad en Leiger, cuyas doce familias lucharon denodadamente para preservar su amenazado Estado. La guerra, que al inicio se veía como un simple ajuste de cuentas, se trasformó en una guerra total...

Galería