FANDOM



Redirigir Hansa

Bienvenidos a este puesto mercante de La Hansa, deleite su vista con nuestras muchas mercancías y recuerde: No sucumban al pánico y dejense atracar por nuestros artículos.


La Batalla del Islote de Poel fue la primera batalla naval a gran escala de la Guerra del Sund, enfrentándose las flotas de Lübeck, Stettin y Kiel, comandadas por Alfred Itzehoe a la flota de Danmark comandada por Einar Hjerm.

Se trató de una victoria decisiva de la escuadra hanseática sobre la dansk, en un lapso de tiempo bastante escaso para la envergadura de ambas flotas; la victoria permitió que Lübeck se liberara de la amenaza a la que había sido sometida debido al férreo bloqueo por parte de las fuerzas navales de Danmark.

Trasfondo

La Guerra del Sund había estallado recientemente debido a la osadía de Waldemar, al negarse a acatar el últimatum del Kaiser en lo respectivo a la desmovilización de las fuerzas que este había reunido; el acto que dió inicio al conflicto fue el asalto sobre la capital hanseática del momento: Visby, la cual fue arrasada; y a su vez Wismar, Kristienstad, Malmö y Stettin habían sido sitiadas por órdenes de Waldemar, bajo el mando de Sten af Stenmark quien supervisaba quien coordinada los esfuerzos del momento en el sitio de Stettin. Debido a esto, las líneas de suministro de las ciudades hanseáticas estaban amenazadas por flotas de cacería dirigidas por corsarios daneses, quienes habían paralizado las rutas de suministros.

Una Situación Crítica

Con un encrucijada logística entre defender a los convoyes u hostigar a la flota que asediaba Wismar el Almirante Itzehoe se vió forzado a tomar una crítica decisión: dejar desprotegidos los convoyes en pos de perseguir a la flota dansk. Debido a esto, los comandantes dansk aprovecharon la oportunidad y decidieron lazar un ataque total con el objetivo de rendir la luna de Wismar; debido a este golpe de mano Alfred reunió lo más rápidamente posible tantas naves pudo y partió a hacerles frente...

Despliegue de Batalla

Debido a los precipitados preparativos de ambas fuerzas, los planes de batalla no pudieron ser ejecutados con la antelación necesaria; restandole a la flota dansk de su ventaja por poder acumulativo de fuego, y de su portanaves en contra de de la escuadra de Itzehoe